Nuevo Plan de acción para la economía circular

La Comisión Europea aprobó recientemente el Nuevo Plan de acción para la economía circular por una Europa más limpia y más competitiva, uno de los ejes principales del Pacto Verde Europeo (hoja de ruta para dotar a la Unión Europea de una economía sostenible). El objetivo principal de este Plan es presentar un conjunto de iniciativas a medio y largo plazo que permitan establecer un marco sólido y coherente en la forma que los recursos son utilizados y mantenidos dentro de la economía durante el mayor tiempo posible, además de establecer las pautas de transformación de producción y consumo para evitar que se produzcan residuos.
Según se desprende del informe, la aplicación de los principios de la economía circular a toda la economía de la Unión Europea se estima que podría incrementar su PIB en un 0,5% adicional de aquí a 2030, y crear alrededor de unos 700.000 puestos de trabajo nuevos. Sin embargo, para lograr estos beneficios es imprescindible, por un lado, la estrecha colaboración de los distintos agentes de la cadena de valor, comunidad empresarial, consumidores, ciudadanos, organismos públicos y organizaciones de la sociedad civil. Por otro lado, tal y como pone de manifiesto el Plan, es esencial aprovechar el potencial de las tecnologías digitales (internet de las cosas, big data, machine learning, blockchain, etc.) ya que no solo ayudarán a acelerar la circularidad que necesita Europa, sino que además permitirán la desmaterialización de la economía y, por consiguiente, se fomentará una Europa menos dependiente de las materias primas.
Las iniciativas del plan más relevantes para el sector energético son:
• Empoderar a los consumidores a través del acceso a información fiable sobre aspectos como la reparabilidad y la durabilidad de los productos para ayudarles a tomar mejores decisiones ambientalmente sostenibles.
• Ampliar el alcance de la Directiva sobre diseño ecológico (que actualmente ya regula con éxito la eficiencia energética) más allá de los productos relacionados con la energía. De esta manera, el plan apuesta por una legislación que establezca un marco de diseño ecológico y sea aplicable a la gama más amplia posible de productos.
• Apostar por aquellos sectores que utilizan más recursos y que muestran un elevado potencial de circularidad. En este sentido, el Plan indica que se adoptarán medidas concretas respecto a las baterías y los vehículos sostenibles potenciando la segunda vida de estas baterías y la proliferación de modelos colaborativos o productos como servicios para optimizar el uso de los vehículos y aumentar la tasa de ocupación.
• El plan también aborda iniciativas dentro del ámbito de la construcción y edificación, sector responsable de más del 35 % del total de los residuos generados en la Unión Europea. Se plantea examinar las posibilidades de aumentar la eficiencia de los materiales y reducir las repercusiones climáticas a través de una nueva estrategia para un entorno construido de manera sostenible y con carácter integral (clima, energía, eficiencia en el uso de los recursos, la gestión de los residuos, accesibilidad, digitalización, etc.)
• Fomentar las iniciativas transversales mediante la promoción de la circularidad en las futuras revisiones de los planes nacionales de energía y clima y, en otras políticas de clima.

COMPARTIR
CONTENIDO RELACIONADO

BUSCADOR DE CONTENIDOS

BUSCADOR POR TEXTO LIBRE