Economía circular: estrategia corporativa, cadena de suministro y simbiosis industrial

El artículo “Modern Circular Economy: Corporate Strategy, Supply Chain, and Industrial Symbiosis”, de la revista Sustainability, analiza las posibilidades de las empresas para considerar la economía circular como parte de la estrategia corporativa.

Adoptar los sistemas y estrategias de la economía circular requiere de cambios tanto a nivel macro como micro para las empresas. A nivel macro, la Unión Europea (UE) ha desarrollado durante el último quinquenio distintos planes de acción para que los países inviertan en este tipo de economía. Italia, territorio de análisis de esta investigación, ha llevado a cabo el plan de la UE al implementar la Estrategia Nacional para el Desarrollo Sostenible (aprobada en 2017). Este plan, utilizado a nivel micro, dan a las empresas italianas una gran oportunidad para implementar sistemas de economía circular con el apoyo de las acciones y los fondos del gobierno nacional.

A través del análisis de casos de cuatro empresas italianas involucradas en programas nacionales de economía circular, esta investigación busca encontrar cómo la circularidad de los procesos puede ejercer una verdadera oportunidad de negocio para las empresas y posicionarse como una herramienta para integrarse dentro de la red de la cadena de suministro. De hecho, el informe apunta que el paradigma de la economía circular requiere que su aplicabilidad se extienda a los socios de las cadenas de suministro mediante colaboraciones o estableciendo una fuerte simbiosis industrial.

Los principales resultados muestran que la economía circular es un verdadero acelerador de negocios ya que brinda a las empresas la oportunidad de mejorar su impacto ambiental y contribución social, así como de descubrir oportunidades comerciales nuevas y atípicas al involucrar a la alta dirección y accionistas, miembros de la cadena de suministro, socios industriales y consumidores.

Las empresas analizadas empezaron a adoptar la economía circular hace varios años, cuando ésta aún no era un tema candente, y se han guiado por una visión clara y por el compromiso de sus accionistas y alta dirección. De hecho, la investigación resalta que la implementación exitosa de la economía circular requiere el apoyo de una visión a largo plazo y el compromiso total de la alta dirección; este último debe comunicar eficazmente la nueva estrategia y gestionar una transformación tanto cultural como organizativa que también incluya a las partes interesadas, los socios y los consumidores. En este sentido, se pone de manifiesto que para que las empresas puedan obtener beneficios de los programas de economía circular deben adoptar un enfoque de «pensamiento circular» extendido a todo el ecosistema.

COMPARTIR
CONTENIDO RELACIONADO

BUSCADOR DE CONTENIDOS

BUSCADOR POR TEXTO LIBRE