Las energías renovables en Europa en 2017: efectos sobre las emisiones y el uso de combustibles fósiles

De la mano de diferentes instrumentos de promoción, el desarrollo de las renovables en Europa a lo largo de estos últimos diez años ha sido espectacular y ha tomado por sorpresa a más de uno. Sin ir más lejos, el desarrollo experimentado los últimos años permite a la Unión Europea (UE) cumplir con sus objetivos anuales en la senda del objetivo de renovables en 2020. Políticas de promoción de las energías renovables encaminadas a reducir las emisiones de gases de efectos invernadero en la medida que pretendían sustituir generación eléctrica a partir de fuentes de origen fósil. En este sentido cabe preguntarse, como realiza la Agencia Europea del Medioambiente (EEA) en su informe “Las energías renovables en Europa en 2017 efectos sobre las emisiones y el uso de combustibles fósiles”, si este aumento en las energías renovables ha conllevado una reducción en las emisiones de GEI y el uso de combustibles fósiles.

En comparación con la situación existente en 2005, el desarrollo de las renovables en Europa ha sido continuo y muy significativo, alcanzando el peso de las renovables sobre el consumo final de energía el 16,4% en 2015 – último dato disponible -. Esta evolución está permitiendo cumplir tanto el objetivo fijado en la Directiva de Renovables como la trayectoria indicativa fijada a partir de los planes nacionales para 2020.

Este constante crecimiento de las renovables en Europa a partir de 2005, explicado por las políticas implementadas por los países miembros y a nivel general por la UE, ha permitido una reducción del uso de combustibles fósiles de un 11%, mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero también se redujeron un 10% gracias al aumento de renovables. En concreto, el consumo adicional de renovables desde 2005 ha permitido desplazar 130 Mtep de combustibles fósiles, siendo el carbón el combustible más sustituido, seguido del gas. El petróleo sufrió un menor efecto sustitución debido al menor impacto de las renovables en el transporte. En lo referente a las emisiones, la reducción en valores absolutos sumo 436 millones de toneladas de CO2.

Tomando una perspectiva global, el desarrollo de las RES ha permitido doblar la capacidad de generación eléctrica con tecnología renovable. Otro aspecto a destacar del desarrollo global de las renovables es la creciente importancia que están adquiriendo en otros territorios distintos de los europeos. China se ha situado como el principal inversor en capacidad instalada renovable (eólica y solar) en 2015.

Sin embargo, tal como constata el informe de la EEA, la UE debería incrementar sus esfuerzos de cara a cumplir los objetivos energéticos y climáticos en 2030. Dar las respuestas regulatorias adecuadas, mejorar sus capacidades innovadoras y realizar un esfuerzo de coordinación entre los estados miembros para mantener el liderato en el proceso de transición energética.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.