Big data o el reto de gestionar el incesante volumen de datos

El despliegue de sistemas de medición inteligentes a partir de contadores capaces de comunicar en tiempo real un gran volumen de información a la distribuidora no únicamente permite mejorar la gestión y monitorización de las necesidades en materia de energía, sino que adicionalmente debe permitir una mayor participación de los consumidores en la toma de decisiones. Este despliegue conlleva la gestión de un gran volumen de datos correspondientes a los consumidores, existiendo a nivel comunitario diferentes modelos. El Review of Current and Future Data Management Models elaborado por el Council of European Energy Regulators (CEER) presenta una revisión de distintos modelos de gestión de datos para mercados minoristas de electricidad aplicados en distintos países, aportando recomendaciones en aras de un mejor funcionamiento del mercado minorista.

Partiendo de la idea que un modelo de gestión de datos adecuadamente diseñado debe permitir el intercambio eficiente, confiable y seguro de datos de clientes y sus lecturas, CEER en su estudio considera que a su vez permitirá aumentar la competencia en el mercado minorista y asegurar la protección del consumidor. Permitiendo, por un lado a los agentes del mercado en competencia realizar las operaciones del mercado que requieran, y a los consumidores, asegurarles la propiedad, el control y el acceso a sus datos de consumo.

Del análisis realizado por CEER se desprende que existen grandes diferencias entre los modelos aplicados en los distintos países, y que estas diferencias se van a perpetuar en el futuro. Éstas no residen únicamente en cuestiones técnicas, sino también en aspectos tales como marcos legales y responsabilidades de los agentes u organismos reguladores. Del propio análisis también se destaca que de los 8 países analizados (Bélgica, Dinamarca, Alemania, Reino Unido, Italia, Noruega, España y Holanda) todos, excepto dos, contarán con un despliegue total de contadores inteligentes y que todos, excepto uno, están realizando cambios en sus modelos de gestión de datos minoristas.

La tendencia general observada es la transición hacia modelos de gestión de datos centralizados desde los modelos descentralizados en los que actualmente se encuentran la mayoría de países. En cuanto al cumplimiento de los principios y recomendaciones enunciadas por CEER de los distintos modelos, el grado de realización se ha considerado satisfactorio. No obstante, el grado de acceso técnico a los datos por parte de los clientes ya sea histórico o en tiempo real es todavía muy reducido. Otro aspecto negativo que se desprende del análisis es el escaso nivel de armonización de estándares observado entre los distintos países convirtiéndose en una barrera transfronteriza a la competencia.

En líneas generales, el informe sostiene que un modelo de gestión de datos adecuadamente diseñado debe permitir el intercambio eficiente, confiable y seguro de datos de clientes y sus lecturas.

COMPARTIR
CONTENIDO RELACIONADO

BUSCADOR DE CONTENIDOS

BUSCADOR POR TEXTO LIBRE