El mercado minorista europeo de electricidad y gas a examen

El estudio realizado por ACER con carácter anual se centra en el análisis de la evolución de la demanda y de los precios, sin obviar el nivel de competición efectiva existente en cada mercado a través de los indicadores de concentración habituales. Todo ello con el objetivo último de identificar los factores que determinan los diferenciales de precio existentes entre los países miembros. Como novedad, introducen por primera vez un análisis de la situación en que se encuentra la utilización de precios dinámicos en las tarifas.

La recuperación económica, la caída de los precios mayoristas y un invierno más frío de lo habitual son las razones que justifican el aumento de la demanda observado en 2015 tanto para la electricidad como para el gas. Sin embargo, aún nos encontramos en niveles de consumo inferiores a los de 2008. Los precios de la electricidad y del gas disminuyeron en 2015 respecto al año anterior para todos los consumidores, excepto para los domésticos de electricidad, que vieron subir los precios en promedio. La caída fue más pronunciada para el segmento del gas.

Para medir la salud de los mercados minoristas se analiza la disponibilidad de ofertas, que ha aumentado en 600 nuevas ofertas este año. Además, los resultados muestran que existe una mayor diversidad de ofertas en cuanto a posibilidades de tarificación y elementos de sostenibilidad en aquellos mercados que llevan más tiempo liberalizados (más de diez años). En relación a los precios dinámicos o facturación en tiempo real se observa que todavía existen múltiples limitaciones que impiden su desarrollo. Esto se traduce en una expansión muy desigual entre países. En el informe también se cuestiona el verdadero valor que la respuesta de la demanda a través de la facturación en tiempo real puede aportar a la sociedad. Destacar que los precios dinámicos son inexistentes para el gas.

El nivel de competición en los mercados analizado a través del ACER Retail Competition Index (ARCI), compuesto por nueve sub-indicadores, concluye que los mercados más competitivos son, en electricidad, Finlandia, Suecia, Gran Bretaña, Noruega y Holanda, mientras que en gas son Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Holanda e Italia. De igual forma, para evaluar la competencia en los mercados minoristas se mide la evolución de los precios del mercado mayorista y cómo se transfieren al componente energía en el precio minorista. Si el componente de energía evoluciona en el mismo sentido que el precio del mercado mayorista significa que hay suficiente competencia como para que haya una transmisión de las fluctuaciones de precios. Se observa que el vínculo entre los dos es débil todavía, y que lo es especialmente en el caso de los consumidores domésticos.

Por último, a pesar de que ya hace 8 años que se liberalizó por completo el mercado de energía, el informe destaca que todavía existen precios regulados en 13 países. El problema es que en algunos casos estos precios se encuentran artificialmente por debajo del precio del mercado libre cerrando cualquier opción a la competencia.

COMPARTIR
CONTENIDO RELACIONADO

BUSCADOR DE CONTENIDOS

BUSCADOR POR TEXTO LIBRE