Petróleos no convencionales

El sector energético global está cambiando en los últimos años debido, sobre todo, a la producción de hidrocarburos no convencionales. Aunque no existe una definición universalmente aceptada de lo que se entiende por petróleo convencional y no convencional, sí existen unas categorías relacionadas con algunos petróleos que se exploran con tecnologías hasta ahora no utilizadas mayoritariamente: kerosene shales, light tight oil, oil sands, extra-heavy oils, coal to liquids y gas-to liquids. Todas estas nuevas posibilidades de explotación no convencional se sitúan en torno a los 3,2×1012 barriles a nivel global, un poco más que las reservas convencionales.

La gran pregunta que surge acerca de potenciar la producción del petróleo no convencional es el coste asociado a su producción. En el informe «Petróleos no convencionales: recursos, previsiones de producción e impacto geopolítico de su desarrollo» de Mariano Marzo producido para Funseam, se presenta un análisis detallado de estos costes, de su relación con las regiones donde se establecen estas reservas, de la forma en que se extraen estos recursos o de las técnicas de producción, de la profundidad de las reservas, así como del desarrollo tecnológico asociado a la producción.

En el citado informe, también se muestra la ubicación de los recursos no convencionales. Resulta evidente que la producción de estos recursos petroleros no solamente va a cambiar la perspectiva de producción de las regiones, sino que va a causar que organismos como la OPEP no tengan la hegemonía en cuanto al control del sector petrolero, por lo menos en una primera etapa.

Aunque se trata de un recurso global, la evolución prevista de la explotación de los recursos no convencionales tiene diferentes orientaciones en las diferentes regiones del mundo, por ejemplo, según la previsión, Estados Unidos se convertirá en un país autosuficiente y exportador de energía, mientras que en la Unión Europea ocurrirá lo contrario, pasando de un 60% de autosuficiencia en el año 2011 a un 80% en el año 2035, según el informe de Mariano Marzo, basado en informes de la IEA.

En conclusión, el panorama energético mundial cambia, las estrategias asociadas a esta nueva estructura de producción de petróleo cambiarán igualmente y los efectos de estas estrategias afectarán no solamente al sector energético, sino a la sociedad en general.

COMPARTIR
CONTENIDO RELACIONADO

BUSCADOR DE CONTENIDOS

BUSCADOR POR TEXTO LIBRE